Comunidades vitualis, mercadeo de contenidos

¿Tienen tus redes contenido relevante?

Se dice que en la web el 90% del contenido es basura. ¿Son tus redes y tu sitio reflejo de esta realidad?

Si es así, estás próximo a formar parte del 75% del contenido que circula en la plataforma w.w.w. que va directo a la cesta de basura de los ordenadores y dispositivos móviles y lo peor, ser el causante de molestias en los destinatarios de los mensajes.

No se trata de perseguir al cliente hasta agotarlo y lograr que acceda a nuestros mensajes. Hoy, la cantidad de información y contenido a disposición en las redes, hace que crezca proporcionalmente la suspicacia y desconfianza de los destinarios, debido a que el mismo es en esencia, irrelevante. La estrategia es “enamorar” a nuestro cliente y lograr que acceda a la información con un mayor grado  de confianza en nuestros planteamientos.

Esto supone, en principio, la aceptación moral y ética del contenido difundido y el compromiso de veracidad que su propuesta supone. La única manera de lograr relaciones estables y duraderas es creando solo las expectativas que seamos capaces de generar y de las cuales nos podemos hacer absolutamente responsables.

Hay que repensar las redes y aprender su uso adecuado con la intención de obtener el máximo provecho de este recurso. Es tarea de todos, en la casa, en la escuela y en el trabajo.

La sociedad se está organizando en tres grandes grupos: comunidades o grupos organizados, gobiernos y corporaciones. Entre ellos se debate la idea contemporánea de sociedad. Existe tal cantidad de información que la tendencia es a la desinformación. Por ello los ciudadanos están girando en torno a la estabilidad, a quitar el pie del acelerador y encontrar mayores espacios para la vida individual y en colectivo, lo que implica  reasumir la relación proveedor-cliente, entendiendo por cliente a nuestro paciente, lector, consumidor o contratista de servicios y productos.

¿Qué espera un cliente?: que le solucionen una necesidad y que el servicio o producto tenga un costo ajustado a la realidad. ¿Qué debemos ofrecerle además de un producto o servicio de calidad?, debemos ofrecerle información valiosa para la toma de decisiones. Contenido relevante que le sirva para compartir y mencionar sin temor en su ámbito de influencia. Debemos darle certezas y estabilidad en torno a las decisiones de inversión.

Pensar en colectivo es ser colaborativo.

Redes sociales, comunidades virtuales, mercadeo de contenidos

Compártelo en tus redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
Posted in Mercadeo de contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.